Dulces

Tarta de tres chocolates vegana

¡Hola Veggiecolas!

Las navidades pasadas probamos a hacer la clásica tarta de tres chocolates en versión vegana, puesto que siempre había sido una de nuestras tartas favoritas. No estuvimos del todo contentas con los resultados, así que la hemos repetido y os traemos la receta definitiva: ¡con leche de coco y agar-agar!

Es muy fácil de hacer y os aseguramos que ha sido todo un éxito en casa. Tan sólo hace falta un poco de paciencia, porque hay que dejar que cada capa solidifique en la nevera antes de hacer la siguiente.

Las cantidades que hemos utilizado son las óptimas para que os quepa en un molde desmontable de 15 cm de diámetro. Si usáis uno más grande, tendréis que aumentarlas en la misma proporción.

Veréis que en la lista de ingredientes de las capas de chocolate escribimos “leche mix”: esto es porque hemos utilizado una mezcla de dos tipos de bebidas vegetales: leche de coco (la que viene en lata, puesto que es mucho más cremosa, y sustituye a la nata de la receta clásica) y leche de almendras (podríais utilizar otra bebida vegetal).

¡Vamos con la receta!

 

Ingredientes

Base:

  • 90 g nueces
  • 60 g copos de avena
  • 1 CS cacao en polvo
  • 1 CS sirope de agave crudo
  • 2 CS aceite de coco
  • Pizca de sal

 

Capa de chocolate negro >85%:

  • 250 ml leche mix
  • 20 g chocolate negro entre 90-95%
  • 2 CS cacao puro en polvo
  • 3 CS sirope de agave crudo
  • 1/2 cp (1 g) de agar-agar
  • 1 CS (10 g) maicena

 

Capa de chocolate negro 60%:

  • 250 ml de leche mix
  • 40 g chocolate negro 60%
  • 1 cp sirope de agave crudo
  • 1/2 cp (1 g) de agar-agar
  • 1 CS (10g) maicena

 

Capa de chocolate blanco:

  • 250 ml de leche mix
  • 40 g chocolate blanco vegano
  • 1/2 cp (1 g) de agar-agar
  • 1 CS (10g) maicena

 

Procedimiento

1. Para la base:

  • Trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una pasta densa y manejable que pondremos en un molde circular desmontable (el nuestro es pequeñito, de 15 cm), compactándola bien con ayuda de las manos o una espátula.
  • Refrigeramos mientras preparamos la primera capa de chocolate.

 

2. Para el relleno: Lo primero de todo es hacer la leche mix, para ello vamos a mezclar una lata de leche de coco con la cantidad de leche de almendras necesaria hasta llegar a los 750 ml (normalmente las latas de leche de coco contienen 380 ml, así que habrá que añadir 370 ml de bebida vegetal). Nosotras las mezclamos en una batidora para que no quede ningún grumo, y reservamos en un tarro grande de cristal.

 

3. Capa de chocolate negro 85%:

  • Calentamos todos ingredientes menos el agar-agar y la maicena (250 ml leche mix, 20 g chocolate, 2 CS cacao en polvo y 3 CS sirope de ágave) en una olla, y vamos removiendo hasta que se derrita le chocolate y se integre todo bien.
  • En ese momento, diluimos los espesantes (¡cada uno por separado!) con ayuda de unas varillas en un poquito de agua fría antes de añadirlos (por un lado, el agar-agar con 1 CS de agua, y por otro, la maicena con 2 CS de agua). Los agregamos a la olla y removemos durante 2 minutos.
  • Apartamos del fuego y dejamos atemperar, removiendo de vez en cuando para evitar que cuaje.
  • Sacamos la base de la nevera y vertemos la primera capa de chocolate por encima de la base.
  • Refrigeramos durante mínimo 1 hora.

 

4. Capa de chocolate negro 60%:

  • Repetimos el mismo procedimiento, utilizando los ingredientes indicados para esta capa.
  • Importante: Antes de verterla, hacemos unas líneas longitudinales superficiales sobre la primera capa de chocolate con ayuda de un tenedor para que adhieran mejor.

 

5. Capa de chocolate blanco:

  • Seguimos el mismo procedimiento que para las dos capas anteriores, utilizando los ingredientes indicados para esta (recordar hacer líneas finas sobre la segunda capa de chocolate).
  • Refrigeramos durante toda la noche.

 

6. Pasamos un cuchillo sobre los bordes del molde para que se despegue bien, desmoldamos la tarta y, ¡a disfrutar!

 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *