Dulces

Tarta de dos chocolates cremosa vegana

¡Hola Veggiecolas!

Esta tarta llevaba tiempo quitándonos el sueño desde que vimos la receta de Living Like A Panda. Así que hemos aprovechado estas navidades para prepararla en casa, y ¡ha sido todo un éxito!

El día que nos pusimos a hacerla nos dimos cuenta que no teníamos todos los ingredientes necesarios, así que innovamos un poquito. También tuvimos alguna pequeña complicación durante la elaboración, y es que el molde que usamos era un poco pequeño y solo nos cupieron dos capas de chocolate. Aun así, el resultado es espectacular. ¡Os dejamos nuestra versión!

 

INGREDIENTES

Base:

  • 80 g nueces
  • 60 g copos de avena
  • 1 CS cacao en polvo
  • 2 CS tahini
  • 3 CS sirope de agave
  • 2 CS aceite de coco
  • Pizca de sal.

*Podéis sustituir el tahini y el sirope de agave por 100 g de dátiles.

 

Capa de chocolate negro:

  • 350 ml de leche de almendras
  • 40 g chocolate 85%
  • 2 CS cacao puro en polvo
  • 4 CS sirope de agave crudo
  • Cuajo: 40g maicena + 50 ml de agua

 

Capa de chocolate blanco:

  • 350 ml de leche de almendras
  • 50 g anacardos
  • 1 CS sirope de agave crudo
  • 10 gotitas de saborizante sabor chocolate blanco (el nuestro es Flavdrops de My Protein)
  • Cuajo: 40g maicena + 50 ml de agua

 

PROCEDIMIENTO

1. Para la base:

  • Trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una pasta densa y manejable que pondremos en un molde circular desmontable (el nuestro es de 15 cm), compactándola bien con ayuda de las manos o una espátula.
  • Refrigeramos mientras preparamos la primera capa de chocolate.

 

2. Para la capa de chocolate negro:

  • Ponemos en una olla a calentar la leche de almendras, con el chocolate 85%, el cacao puro en polvo y el sirope de agave. Vamos removiendo hasta que se derrita el chocolate y queden todos los ingredientes integrados.
  • En una taza mezclamos la maicena con el agua para que no se formen grumos, y añadimos la mezcla a la olla. Damos vueltas hasta que espese.
  • Apartamos del fuego, sacamos la base de la nevera y vertemos la segunda capa por encima.
  • Esperamos un poco hasta que enfríe y refrigeramos durante 1 hora.

 

3. Para la capa de chocolate blanco:

  • Trituramos la leche de almendras, el sirope de agave, los anacardos y el saborizante hasta que quede una textura homogénea.
  • Lo ponemos en una olla a calentar.
  • Preparamos nuestro cuajo vegetal en una taza aparte, mezclando la maicena con el agua, y lo añadimos a la olla.
  • Removemos hasta que espese.
  • Apagamos el fuego, sacamos la tarta de la nevera, hacemos unas líneas superficiales con ayuda de un tenedor o cuchillo sobre la capa de chocolate negro (así se adhieren mejor las dos capas) y vertemos encima la capa de chocolate blanco. 
  • Esperamos un poco hasta que enfríe y refrigeramos durante toda la noche.

 

4. Desmoldamos con mucho cuidadín porque es muy cremosa y se puede desparramar y, ¡a disfrutar!

 

Es más fácil de lo que parece con tanto texto. En resumen, solo hay que mezclar, calentar, y dejar que se haga cada capa solita en la nevera. 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *