Cultura vegana

Por qué comer animales se carga el medio ambiente (con datos)

¡Hola veggiecolas!  Pese a lo que diga Trump o el primo de Rajoy, casi todo el mundo sabe a día de hoy que el cambio climático es algo real, aunque no tantas personas son plenamente consciente del impacto que las diferentes dietas tienen sobre este fenómeno. Un reciente estudio compara tres grupos de 51 personas cada uno con los distintos tipos de dieta y concluye que la opción omnívora genera peor huella de carbono, hídrica y ecológica que las otras dietas (ovo-lacto-vegetariana y la vegana). (1)

 

Environmental footprints: Daily carbon (a), water (b), and ecological (c) impacts expressed as average of 7-d food records (grams of CO2 equivalent/d, litres of H2O/d, and square meters of land/d, respectively). Values are means ± standard deviation of fifty-one independent measurements for each diet group. Different letters indicate significantly different values (P < 0.001) as calculated by one-way ANOVA with post hoc Tukey HSD test among the three diet groups. O, omnivores; VG, ovo-lacto-vegetarians; V, vegans.

 

Para explicar esto, hemos estudiado a fondo el informe de 2009 de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la ONU titulado “La larga sombra del ganado” y hemos resumido algunos de los datos más interesantes sobre la ganadería y sus efectos en los distintos ámbitos medioambientales. También os invitamos a que leáis el estudio por vuestra propia cuenta aquí.

 

1. Atmósfera y clima

La ganadería es responsable de la emisión de gases que tienen un mayor potencial de calentamiento global (PCG), como el metano y el óxido nitroso, con un PCG de 23 y 296 veces mayor que el CO2, respectivamente.

El sector ganadero es responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, un porcentaje mayor que el correspondiente a los medios de transporte.

La ganadería también es responsable de casi el 64% de las emisiones antropógenas de amonio, las cuales contribuyen significativamente a la lluvia ácida y a la acidificación de los ecosistemas.

 

2. Agua

El sector pecuario es responsable del 8 % del consumo mundial de este recurso, principalmente para la irrigación de los cultivos forrajeros. La ganadería es probablemente la mayor fuente de contaminación del agua y contribuye a la eutrofización, a las zonas “muertas” en áreas costeras, a la degradación de los arrecifes de coral, a la aparición de problemas de salud en los seres humanos, a la resistencia a los antibióticos y a muchos otros problemas.

Se estima que en los Estados Unidos de América la producción pecuaria es responsable del 55% de la erosión y sedimentación, el 37% del uso de plaguicidas, el 50% del uso de antibióticos y un tercio de las descargas de nitrógeno y fósforo en los recursos de agua dulce.

 

3. Degradación del suelo

La ganadería es, con gran diferencia, la actividad humana que ocupa una mayor superficie de tierra. El área total dedicada al pastoreo equivale al 26% de la superficie terrestre libre de glaciares del planeta, mientras que el área destinada a la producción de forrajes representa el 33% del total de tierra cultivable.

En total, a la producción ganadera se destina el 70% de la superficie agrícola y el 30% de la superficie terrestre del planeta.

La expansión de la producción ganadera es un factor fundamental en la deforestación: el 70% de las tierras de la Amazonia, que antes eran bosques, hoy han sido convertidas en pastizales y los cultivos forrajeros cubren una gran parte de la superficie restante. Alrededor del 20% de los pastos y praderas del mundo presenta algún grado de degradación causada principalmente por el sobrepastoreo, la compactación y la erosión resultantes de la acción del ganado. 

 

4. Biodiversidad

Las amenazas actuales a la biodiversidad no tienen precedentes. Se estima que la pérdida de especies es entre 50 y 500 veces más alta que la registrada en toda la historia del planeta. 15 de 24 ecosistemas que proporcionan importantes servicios ambientales están en declive. La ganadería constituye cerca del 20% del total de la biomasa animal terrestre, y el 30% de la superficie terrestre que ocupa hoy en día estuvo antes habitada por fauna silvestre.

De hecho el sector pecuario podría ser el primer responsable de la pérdida de biodiversidad dado que es la primera causa de deforestación y tiene una alta participación en la degradación del suelo, la contaminación, el cambio climático, la sobreexplotación de recursos pesqueros, la sedimentación de zonas costeras y la propagación de especies invasivas exóticas.

 

Nuestra conclusión

No hay planeta B, tenemos uno y hay que cuidarlo. Nuestros actos tienen repercusiones y cada vez hay más gente consciente de esto; hemos llegado a un límite de explotación que no da más de sí, sin el Amazonas y sin las abejas esto se va a la mierda. Hemos visto que una dieta basada en plantas es beneficiosa para nuestra salud, más ética y más respetuosa con el medioambiente. En nuestro plato está querer formar parte de la destrucción del planeta o no, yo lo tengo claro.

 

1. Rosi, A., Mena, P., Pellegrini, N., Turroni, S., Neviani, E., & Ferrocino, I. et al. (2017). Environmental impact of omnivorous, ovo-lacto-vegetarian, and vegan diet. Scientific Reports, 7(1).

 

Amo a los animales. Algunas personas dicen que soy radikal. Fundadora de Veggiecolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *