Platos Principales

Mozzarella vegana

¡Hola Veggiecolas!

Ya tenemos publicada una receta de mozzarella vegana en el blog, ideal para añadir a pizzas o tostadas, porque derrite al calentarse. Esta sin embargo, es una mozzarella muy cremosa y elástica, pensada para añadir en ensaladas y platos de pasta.

La textura se consigue con un ingrediente que quizás no conoceréis: el Psyllium. Procede de una planta y tiene propiedades laxantes, para combatir el estreñimiento. Nosotras sin embargo, lo hemos empleado por la consistencia que le aporta a este queso. Igual que las semillas de chía o de lino, el Psyllium absorbe el agua creando mucílagos, esa especie de gel viscoso y transparente con aspecto gomoso. Pero hay que tener mucho cuidado y usarlo en la proporción adecuada para conseguir la textura que buscamos.

Si sois intolerantes al gluten, quizás os interese saber que el Psyllium también se utiliza en la cocina libre de gluten, especialmente en la panadería y pastelería, ya que aporta ese efecto de pegamento y espesante que confiere el gluten de los cereales.

Podéis encontrarlo en herbolarios, tiendas especializadas en alimentación vegetariana y vegana o en las zonas dietéticas de algunos supermercados, como Hipercor. Una advertencia: lo venden en dos formatos, en cáscara (que son las semillas molidas de la planta), o en polvo. Esto es importante porque la cantidad necesaria varía según el formato, y nosotras lo hemos usado en polvo.

¡Vamos con la receta!

 

Ingredientes

  • 100 g anacardos crudos
  • 200 g de yogur de soja natural (¡es muy importante que sea sin azúcar!)
  • 2 CS levadura nutricional
  • 1/2 cp miso
  • 1 CS zumo de limón
  • 1 cp sirope de ágave
  • 1/2 cp tamari, salsa de soja o sal
  • 200 ml de agua
  • 1 CS de psyllium en polvo

 

Procedimiento

1. Remojamos los anacardos en agua caliente durante 2-3 horas (si vais con prisa, podéis hervirlos en una olla durante 10 minutos).

2. Mezclamos el psyllium en polvo con el agua, con ayuda de unas varillas. Dejamos reposar 10 minutos.

3. Mientras, trituramos los anacardos escurridos con el yogur de soja, la levadura nutricional, el miso, el zumo de limón, el sirope de ágave y la salsa tamari, hasta conseguir una mezcla suave y sin grumos.

4. Añadimos la mezcla de psyllium con agua a la batidora, y trituramos hasta integrar.

5. Vertemos la mezcla en un par de boles redondos, los tapamos, y dejamos reposar 24h.

6. Desmoldamos y disfrutamos de nuestra mozzarella vegana en una deliciosa ensalada caprese vegana, o lo que más nos apetezca.

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *