Dulces

Granola de cúrcuma y limón

¡Hola Veggiecolas!

La mayoría de las granolas que venden están llenas de azúcares, harinas y aceites refinados muy perjudiciales para nuestra salud. Os animamos a que hagáis esta receta en casa, porque con estas cantidades cunde un montón, y está igualmente deliciosa.

Además os dejamos fotos del paso a paso,

¡Allá vamos!

 

Ingredientes:

– 3T de cereales variados: 1T copos de avena + 1T espelta hinchada + 1T trigo sarraceno hinchado. Otra mezcla que utilizamos a menudo es: 1T copos de avena + 1T copos de mijo + 1T de quinoa hinchada. Podéis utilizar los que tengáis por casa, incluso 3T de copos de avena, pero os recomendamos utilizar alguna variedad de cereal hinchado para jugar con las texturas.

60g de frutos secos: En este caso hemos utilizado almendras, avellanas y anacardos.

– 30g de semillas de lino molido (hay que remojar y/o moler las semillas para poder beneficiarnos de todas sus propiedades)

– 30g de sésamo tostado molido

– 40g de pipas de calabaza

– Endulzante natural: 4 dátiles Medjoul (equivalen a unos 6-8 dátiles de otra variedad) + 5 CS de agua (en caso de que remojéis los dátiles, utilizad esa misma agua) + 2 CS de aceite de coco + 1/2 cp de cúrcuma en polvo + 1 cp de canela

– Ralladura de 1 limón

Procedimiento:

1. Precalentar el horno a 160ºC.

2. Poner los cereales junto con los frutos secos (enteros o semi triturados), las semillas molidas y las pipas de calabaza en un bol. Remover bien.

3. Preparar el endulzante batiendo todos los ingredientes hasta que quede una especie de pasta. Podéis rectificar el agua a vuestro gusto, pero no debe quedar demasiado líquido. Así conseguiremos un toque crunchy y que queden trocitos compactos. Si no utilizáis dátiles Medjoul os recomendamos que los pongáis a remojo mínimo 10 minutos en agua bien caliente para que se reblandezcan.

4. Añadir nuestro endulzante natural a la mezcla anterior. Y mezclamos muy bien con ayuda de dos cucharas, o incluso con las manos. Deben impregnarse todos los cereales con la pasta.

5. Meter en el horno sobre una bandeja con papel vegetal durante 20-30 minutos, removiendo cada 10 minutos. Controlar no se os quemen, dependiendo de vuestro horno necesitaréis más o menos tiempo. Deben quedar ligeramente dorados y tostados.

6. Sacar la bandeja del horno y dejar enfriar. Finalmente, añadir la ralladura de limón y remover bien.

7. Guardar en un tarro hermético en la despensa. A nosotras nos gusta tomarla con yogur de soja o bebida vegetal y fruta.

 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *