Platos Principales

Ensalada templada de quinoa con verduras y tempeh

¡Hola Veggiecolas!

Hoy os queremos hablar del tempeh. El origen de este alimento lo encontramos en oriente, pues procede de Indonesia, donde su consumo es muy habitual. Se trata de un derivado de la soja que se produce a partir de la fermentación de la misma con un hongo llamado Rhizopus oligosporus o R. oryzae. Además de ser un excelente aliado de la cocina vegetariana por ser muy rico en proteínas, resulta muy beneficioso para la salud, por su contenido en calcio y grasas saludables. Y encima, gracias al proceso de fermentación se obtiene un alimento de muy fácil digestión y muy interesante a nivel nutricional.

El sabor es bastante peculiar, y está delicioso (a algunas personas les recuerda a las nueces). A nosotras nos encanta cortar el bloque en tiras finitas y pasarlas vuelta y vuelta por la sartén, con un pelín de AOVE, hasta conseguir que quede tostadito y crujiente.

Podemos encontrar otras variedades en las que el tempeh se produce a partir de legumbres y cereales. La segunda forma más habitual que podemos encontrar es el tempeh de garbanzos. Aunque también existe de cereales como arroz, cebada, mijo, trigo, avena, centeno… incluso tempeh mixto de cereales y legumbres (trigo y soja) o semillas y legumbres (sésamo y soja).

Para terminar, os dejamos una receta para daros alguna idea culinaria, pero el tempeh combina a la perfección en cualquier plato: Salteados de verduras, ensaladas, para dar un toque crujiente como topping de cremas y caldos, en bocadillos y sandwiches…

 

Ensalada templada de quinoa con verduras y tempeh, sobre capa de Baba Ganoush:

Ingredientes (una ración)

  • 4 láminas de tempeh
  • 1 puñado de kale
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 pimiento rojo asado
  • 1-2 champiñones crudos laminados
  • 1 o 2 cc de salsa de cebolla caramelizada
  • 2 o 3 CS de quinoa cocida
  • Germinados de alfalfa
  • 3 CS generosas de Baba Ganoush

 

Instrucciones

1. Este plato es muy rápido de hacer si tienes todos los ingredientes ya preparados en la nevera: Quinoa cocida, pimiento asado, cebolla caramelizada. Sino, lo primero será cocinarlos.

2. Cortamos a finas tiras el tempeh y lo salteamos en la sartén con unas gotitas de AOVE 2 minutos por cada lado (hasta que quede ligeramente tostado y crujiente). Reservamos.

3. Ahora salteamos el kale y el ajo picadito (nosotras hacemos este paso muy rápido porque nos gusta que el kale quede con un toque crujiente, y no demasiado cocinado). Simplemente es para impregnar el sabor a ajo con el kale, pero también se podría omitir este paso y poner directamente el kale al natural (bien lavado y cortado).

4. Mezclamos 3 CS de quinoa cocida con 2 cc de salsa de cebolla caramelizada (hacerla es muy sencillo, solo necesitas un poco de paciencia, pues hay que pochar la cebolla en su propio jugo, y para eso hay que tenerla en la sartén a fuego bajo durante unos cuantos minutos).

5. Laminamos el champiñón justo antes de servir (lo tomamos crudo, a láminas muy finitas).

6. Ya solo nos queda montar el plato por capas: Colocamos en primer lugar una de baba ganoush, encima ponemos el kale salteado con ajo, y sobre este la quinoa con la salsa de cebolla. Colocamos los champiñones laminados al gusto, el pimiento asado y el tempeh. Como toque final, a nosotras nos gusta añadir a nuestros platos un puñadito de germinados que hacemos en casa, por la gran cantidad de propiedades que contienen

7. ¡A disfrutar!

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *