Dulces

Cremas de frutos secos

¡Hola Veggiecolas! Hoy vamos a hablar de los frutos secos. Todavía hay gente que teme a estos alimentos porque piensa que engordan, lo cierto es que son unos alimentos muy aptos para llevar una dieta saludable. Es verdad que son calóricos, pues aportan mucha energía por su alto contenido en grasas, pero también son muy saciantes, al ser alimentos de asimilación lenta, por lo que un puñadito de frutos secos van a quitarnos el hambre, evitando el consumo de otros alimentos no saludables, incluso permitiéndonos reducir la cantidad de otras comidas a lo largo del día. Eso sí, hay que consumirlos en su forma natural (crudos) o en todo caso tostados (sin sal).

En cuanto a su composición, hay que considerar que cada tipo de fruto seco  presenta pequeñas  variaciones en el contenido de vitaminas y minerales, pero lo que tienen en común es su perfil lipídico: el mayor porcentaje de estos alimentos son grasas saludables (insaturadas), destacando los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y omega 6), conocidos por su acción protectora sobre la salud cardiovascular al contribuir en la reducción del colesterol “malo” o LDL y los triglicéridos, y en el aumento del colesterol “bueno” o HDL. Y no olvidemos que al ser ricos en fibra y muy saciantes también ejercen protección sobre la obesidad y el sobrepeso. Además de ser fuente de proteínas vegetales.

 

Os dejamos con la receta:

Ingredientes:

  • Frutos secos crudos (podéis comprarlos tostados directamente o crudos y tostarlos vosotrxs mismxs en el horno, así controláis que no se sobreexpongan a altas temperaturas), en la cantidad que os apetezca, nosotras solemos hacer desde 200 hasta 800g.
  • En el caso de la crema de avellanas podéis añadirle 2 CS de cacao puro en polvo a los 200g de avellanas, y os quedará una nocilla vegana deliciosa.

 

Procedimiento:

1. Si los frutos secos están crudos vamos a hornearlos unos 7-15 minutos (dependiendo de la cantidad que vayáis a hacer) a 160-180ºC, controlando para que no se nos quemen.

2. Una vez horneados los introducimos en un procesador de alimentos potente y trituramos. El tiempo dependerá de la potencia y también del fruto seco. En nuestro caso las avellanas tostadas se hacen crema en tan solo 1 minuto, los cacahuetes en 5, mientras que las almendras pueden estar de 10-15 minutos.

 

A nosotras nos encanta untarlas en fruta como manzana o plátano, añadir una cucharada a nuestro porridge, granola, yogur de soja, o untadas en una tostada con plátano, chocolate, coco…

 

 

Y para terminar, una curiosidad: Suponemos que sabréis que las pasas son una fruta desecada y no un fruto seco pero… ¿Sabíais que los cacahuetes son legumbres? Son considerados frutos secos por su similitud nutricional (nadie consume cacahuetes como si fueran un potaje de garbanzos), pero en realidad pertenecen a la familia de las oleoleguminosas (legumbres con un alto % de contenido de grasas).

 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *