Platos Principales

Crema de calabaza, zanahoria y boniato

¡Hola veggiecolas! A nosotras nos encantan las cremas, ya que pueden hacerse tantas diferentes, con distintas combinaciones de ingredientes, frías o calientes y vienen igual de bien para comer o cenar. Hoy os traemos una de nuestras preferidas, muy sencilla pero súper sabrosa, la crema de calabaza, zanahoria y boniato. Una receta fácil y rápida, en la que además podéis variar las especias para darle vuestro toque personal.

Recordad que podéis compartir fotos de vuestras cremas en Instagram. Esperamos que os guste:

Ingredientes (4 personas)

  • 1 calabaza mediana especiada
    • 1/2 cp cúrcuma
    • 1 cp curry
    • 1/2 cp cilantro
    • 1/2 cp canela
    • 1 cp hierbas provenzales (orégano, romero…)
    • Pimienta negra y sal al gusto
    • Aceite de oliva virgen extra
  • 80 ml leche de coco
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro o 1 cebolla mediana
  • 2 vasos de agua
  • 1/2 boniato grande o 1 pequeño

 

Procedimiento

1. Precalentamos el horno a 180ºC con calor por arriba y abajo.

2. Preparamos las verduras: Pelamos y cortamos en trocitos la calabaza y la zanahoria (cuánto más pequeños, antes se os harán). Lavamos y cortamos el puerro por la mitad. Lavamos también el boniato debajo del grifo con la piel, y hacemos un corte longitudinal como si quisieras cortarlo por la mitad.

3. Preparamos el aliño en una taza, mezclando 1 o 2 cucharadas de AOVE con las especias (puedes poner las que más te gusten).

4. Colocamos la calabaza troceada en un bol y añadimos por encima el aliño. Ayúdate de las manos para que todos los trocitos se impregnen bien.

5. Ahora ponemos las verduras (calabaza especiada, la zanahoria, el puerro y el boniato) sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

6. Horneamos durante 30-40 minutos (el tiempo dependerá de tu horno y del tamaño de los trocitos que hayas cortado las verduras). Con los boniatos pasa lo mismo, según el tamaño tendrás que dejarlos más o menos tiempo, si son muy grandes pueden necesitar en torno a 1 hora de horneado. Estarán hechos cuando empiecen a soltar jugo por el corte que le hayas hecho con el cuchillo.

7. Una vez asadas, dejamos que se templen y las colocamos en el vaso de la batidora. Añadimos 400 ml de agua (se va ajustando hasta conseguir la consistencia deseada, a nosotras nos gusta más bien espesita) y la leche de coco.

8. Puedes servirla acompañada de brócoli, semillas de cáñamo, pipas de calabaza y sésamo molido…

9. Y te aguantará 2 días en la nevera.

 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *