Platos Principales

Crackers caseros (gluten-free)

¡Hola Veggiecolas!

Con esta receta os queremos enseñar lo fácil y rápido que es hacer unos crackers caseros y saludables. Quedan súper crujientes y están deliciosos. Además, son libres de gluten.

Podéis utilizarlos a modo de canapés para una comida con familiares o amigos, o bien hacerlos más largos y tomarlos como tostadas para desayunos o snack. También os vamos a dar alguna idea de con qué untarlo, aunque podéis servirlo con vuestros ingredientes preferidos.

 

Ingredientes (unas 14 unidades, dependiendo del tamaño que les deis)

  • ½ T harina de trigo sarraceno*
  • ½ T harina de almendra*
  • 1/3 T lino molido
  • ½ T mix de semillas (lino, sésamo, pipas de girasol)
  • ½ T pipas de calabaza
  • 2 CS AOVE
  • 170 ml de agua
  • Especias al gusto: Orégano, ajo, pimienta negra
  • Pizca de sal

 

*Podéis sustituir por las harinas que tengáis en casa (trigo, centeno, espelta, maíz, arroz…), pero según cual utilicéis, dejará de ser una receta apta para celiacos.

 

Procedimiento

1. Precalienta el horno 180ºC

2. Mezcla las harinas en un bol.

3. Añade el lino molido, las semillas, y las pipas de calabaza. Mézclalos. 

4. A continuación, añade el AOVE y el agua. Remueve bien hasta conseguir una masa pastosa y deja reposar durante 10 minutos.

5. Ahora vierte la masa sobre papel vegetal engrasado con unas gotitas de aceite (esparcido con ayuda de una servilleta o papel de cocina). Para darle forma a nuestra masa coloca otro papel vegetal engrasado encima, y con ayuda de un rodillo de cocina ves chafando la masa homogéneamente por todos los lados hasta conseguir una fina capa. Debe quedar muy finita para que quede bien crujiente. Una vez bien planita tenemos que marcar los tamaños de los crackers con ayuda de un cuchillo no afilado, así cuando estén hechas tan solo tendremos que partirlas con las manos, de lo contrario nos saldrán trozos irregulares.

6. Quita el papel de arriba e introduce en el horno durante 25 minutos aproximadamente (ves vigilando a partir de los 15-20 no vaya a ser que se te queme). Estará lista cuando esté ligeramente doradita, pero puedes romper un trocito para asegurarte de sí está crujiente o un poco blanda, en este último caso, deja unos minutos más.

 

Como os hemos dicho antes, podéis untarlos con lo que queráis. Nosotras por las mañanas solemos tomarlos en versión salada (aguacate, pimienta negra, gomashio y tomate) o en versión dulce (plátano, crema de cacahuete y nibs de cacao), ¡pero para esta última mejor cambiar las especias de la receta!

Esta vez los llevamos a una cena y quisimos darle un toque más especial. Hicimos dos variantes:

  • Queso crema de anacardos con pimientos asados y semillas de cáñamo
  • Salsa romesco con trigueros

 

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *