Cultura vegana

Cómo sobrevivir a un viaje con amigos siendo vegano: Mi experiencia en Bruselas.

¡Hola Veggiecolas!

Hace unos meses fui a Bélgica con mis amigos, y sí, se puede viajar siendo la única persona vegana, y disfrutar igualmente. Tampoco os vamos a engañar, no siempre es fácil. Dependerá principalmente del lugar que visites: Puede ser el paraíso de las frutas y verduras, o puedes vértelas y desearlas para encontrar un plato apto. Pero siendo un poquito previsor, se puede viajar siendo vegano sin morir en el intento, y por eso queremos compartir con vosotrxs algunos consejos.

 

  1. Infórmate

Lo habitual cuando visitamos una ciudad o país por primera vez, es informarnos un poco sobre qué ver. En nuestro caso, también debemos informarnos sobre dónde comer. No lo tenemos tan fácil como el resto para entrar en el primer sitio que se nos ponga por delante cuando tenemos hambre, así que lo primero que debes hacer es informarte sobre las costumbres gastronómicas del lugar que visitas para hacerte a la idea de lo cuan fácil o difícil lo vas a tener.

Cada vez hay más foros y blogs veganos que comparten guías rápidas y experiencias personales en un sitio específico. Así que lo primero de todo os recomendamos que busquéis en internet porque os pueden hacer directamente el trabajo de recopilación y facilitar mucho las cosas. Hace un tiempo descubrimos una cuenta en Instagram que se encarga precisamente de recopilar locales con opciones veganas por todo el mundo (@beveganaround).

 

  1. Apps

Existen aplicaciones de móvil como HappyCow o Tripadvisor, que te permiten buscar restaurantes veggies.

 

  1. Pregunta

Que no te dé pudor preguntar por un ingrediente si no tienes ni la remota idea de qué significa. La mayoría de los restaurantes tienen opciones veganizables.

 

  1. Cocina

Si vas a casas de amigos, hostales o airbnb, lo más cómodo es que hagas el mayor número de comidas en casa, te compres tu propia comida y la cocines. Ahorraras tiempo y dinero. Nosotros comíamos por ahí para aprovechar los días y solíamos cenar en casa.

 

  1. Snacks

Para mí este es el punto más importante de todos. En mi caso, no tuve ningún problema para comer, pero nunca sabes lo que puedes encontrarte. Llevar un buen puñado de frutos secos, barritas de cereales, bolitas energéticas, bastoncitos de zanahoria con hummus y/o aguacate, tortitas de arroz, frutas deshidratadas, galletas integrales… seguro que te salvan de más de un apuro.

 

Mi experiencia en Bruselas

Yo para este viaje partía con algo de ventaja, porque mi amiga que estaba viviendo allí ya había hecho una inspección rigurosa de la zona y se conocía muchos sitios en los que yo podía comer, y que por supuesto, voy a compartir con vosotros:

  • Tapatat Ixelles/G-Spud: Patatas asadas rellenos (fui al segundo, y me pedí un boniato relleno super rico. Muy recomendable)
  • Ballekes: Albóndigas
  • Knees to chin: Chino barato
  • Horia – Oriental Natural Eatery
  • The avocado show
  • Peck 47 (desayuno o brunch): Smoothie bowls
  • Le Pré Salé: Tofu con vegetales de temporada
  • Lotus Vert: Chino/tailandes
  • Le pain quiotidien
  • EXKI: Esta cadena fue la que me salvó la vida en mi primer viaje a Bélgica. Está en la mayoría de las ciudades y tienen un montón de cosas preparadas como ensaladas, bocadillos, también pizzas, sopas… Todo para llevar o tomar ahí mismo.
  • Subway

 

Esta es un breve resumen de mi experiencia como vegana por Bruselas.  Y tú, ¿te has encontrado con dificultades a la hora de viajar siendo vegano? ¿Alguna recomendación que aportar?  ¡Nos encantaría que las compartieseis!

Mi pasión por la cocina y la nutrición me llevo a descubrir esta filosofía de vida. Con más corazón que una alcachofa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *